Las Margaritas 

Un Pueblo con Historia

Datitos curiosos

Cabe señalar que antes de los años 70, cualquier persona emigraba a cualquier lugar y se establecía, y cuando decidía mudarse, abandonaba sus posesiones, sin venderlas. Si el área se encontraba deshabitada optaba por decir esto es mío y se autoproclamaba poseedor de este terreno.

Como dato importante, los habitantes de Chepo usaban las tierras de Las Margaritas como potreros para sus ganados. Añadido a esto, la familia Echevers demandó a los fundadores de Las Margaritas, ya que ellos querían estas tierras para la ganadería.

(Años después no se supo mas de esta familia Echevers)

Los primeros habitantes eran:

muy cooperadores y participaban en todo tipo de actividades sin remuneración alguna, 

convirtiéndose así en figuras ejemplares, gente luchadora, que son recordadas por su valor humano y por las significativas obras que realizaron para contribuir con el progreso del que hoy disfrutamos.

 

Tabacalera Istmeña: Esta compañía es pionera en la industria panameña de cigarillos. 

Historia del corregimiento de Las Margaritas

La comunidad se caracterizaba por ser una sabana la cual desde los puntos altos se lograba ver el pueblo entero y su caserío. Había partes donde era pantanoso, debido a las quebradas y a los ojos de agua que existían.

Esta comunidad se originó con la llegada de una cubana llamada Margarita (no tenía descendientes), quien arribó aproximadamente en el año 1917 y adquirió con título de propiedad 117 hectáreas de tierra, las que dona a personas de escasos recursos, oriundos del interior. Por lo ello, más o menos por la década de los años 30 con personas que emigraron de la región de Azuero, se le dio el nombre a la comunidad: “Las Margaritas”, en su honor.

Entre las primeras familias que habitaron nuestra comunidad se encontraban: los Acevedo, los González, los Jaén, los Gutiérrez, los Montenegro, entre otras familias. Según información suministrada por los descendientes de los primeros pobladores, existían en el lugar aproximadamente 10 casas.

Esta comunidad se dedicaban a las labores agrícolas y pecuarias. Más que todo para su sustento, criaban aves de corral, ganado vacuno y productos sembrados en la tierra. Luego de unos años utilizaban la gallinera que era propiedad del señor Francisco Díaz, la que después se unió con la del señor Rubén García.

El pueblo se alumbraba con guaricha y lámparas de tubo. No había agua, para el consumo abastecían sus reservas de pozos artesanales, de las quebradas y ojos de agua del área y para el aseo el agua lluvia.


El medio de transporte más común era el caballo; aunque se viajaba por barco a través del río Mamoní y el río Bayano hacia Panamá. Cabe señalar que el transporte era propiedad de la Familia Duque quienes construyeron el puerto de Coquira para beneficio de toda la población, debido a que no habían caminos de acceso. Los caminos eran construidos o adecuados por los mismos moradores organizando juntas de trabajo.

Los caminos eran de tierra, lodosos e intransitables. Como se carecía de todo tipo de atención médica, las personas tenían que ser transportadas hasta el Hospital Santo Tomás en Panamá. Para esa época, las principales enfermedades que azotaban la población eran Apendicitis, Malaria y Anemia.

Posteriormente, se estableció un puesto de Salud en Chepo, ubicado en donde se encuentran hoy las oficinas del departamento de Control de Vectores. Este puesto era atendido por un médico y la enfermera Fulvia, la atención a la comunidad era de índole curativa primordialmente, tomando en consideración el escaso recurso humano. En Las Margaritas existía un curandero de nombre Rudencio Pinto y una partera llamada Lucía Hernández.

Por gestión del HR. Silverio Denis se construyó la capilla donde se colocó a la patrona de Las Margaritas “La Mercedes”, que fue donada por el señor Salvador García. Luego dicha imagen fue cambiada (ya que estaba defectuosa) y colocada en su lugar a Santa Rosa de Lima.

En el aspecto cultural recreativo existió un Comité de Amas de Casa integrado por: Mélida Cedeño, Hermelinda Vergara, Gilda Vergara, Enedina Batista, Magdalena Montenegro, Secundina Vega, Agustina Corrioso.

Auge por la llegada de la Tabacalera Istmeña

Su historia se remonta a 1911, con la llegada de British American Tobacco Ltd., empresa dedicada a la importación y distribución de cigarrillos y otros productos de tabaco en Panamá, Centroamérica y Colombia. La compañía cambió su nombre a Tabacalera Istmeña S.A., en septiembre del 1954. Desde su creación, la empresa constituyó una importante inyección a la economía nacional, brindando fuentes de trabajo a cientos de panameños.

Para los años 60 con el establecimiento de una Tabacalera, que inician los norteamericanos, se organiza un grupo de Colonos, los mismos eran personas que poseían tierras y que las destinaron para la siembra, cosecha y elaboración del tabaco. Entre los colonos podemos mencionar a Leonidas Guillermo Olivarren (Nilla), Octavio Otero, Antolino Pérez, Clodomiro Otero; quienes eran los encargados de ofrecer a los habitantes de esta comunidad empleo, allí laboraban niños, mujeres y hombres, quienes obtuvieron así un medio de subsistencia. El salario oscilaba para los niños de 12 años B./1.00 por día, los adultos B/.2.00 por día, los operadores de grillo B/.0.40 por hora. Se considera una época próspera de la comunidad pero como todo tiene su fin…


…para el año 1966 (3 ó 4 de noviembre) se da una de las más catastróficas inundaciones jamás olvidadas por los habitantes, en donde hubo 120 víctimas que perecieron en las aguas del Río Mamoní y 300 damnificados; todas las tierras que estaban cultivadas de tabaco, los hornos donde se secaba y las galeras fueron arrasadas por la fuerte creciente, pues todas las tabacaleras se habían establecido desde Camarón hasta Lázaro y hacia abajo todo lo que era bajería a mano izquierda y derecha del río, lo que actualmente conocemos como los terrenos de los Ferrabone y los terrenos del Charco Espíritu, hacia abajo hasta llegar al pueblo por el sector #3.